Cólera de las rosas, La

Chesterton, G. K.

Hay momentos tristes y patológicos en los que me acosa la tentación de creer que el Mal ha vuelto a entrar en el mundo bajo la apariencia de ensayo. El ensayo es como la serpiente, sutil, graciosa y de movimiento fácil, al tiempo que ondulante y errabunda. Además, la palabra misma ensayo significaba originalmente «probar, tentar». El provocador está siempre examinando su camino y tratando de indagar cuánto serán capaces de resistir los demás. La serpiente es capaz de golpear sin garras del mismo modo que puede correr sin patas. Supongo que el ensayo, al menos en lo que concierne a Inglaterra, fue inventado por Francis Bacon. No me cuesta nada imaginarlo, pues siempre he pensado que fue el mayor villano de la historia de Inglaterra. (...) Este volumen contiene diez magistrales ensayos de Chesterton, lúcidas e incisivas reflexiones que abarcan prácticamente todos los ámbitos del pensamiento, y discurren, con ironía y acidez, entre la literatura, la condición humana, la memoria o los sueños, y el más profundo pensamiento filosófico.

Ficha Técnica
I.S.B.N.:
9788415458722
Editorial:
Eneida
E-Book:
Categorías:
Última edición:
01/03/2018
Páginas:
82
Peso:
120 gr.
Formato:
15x23
Otros libros del autor
jardín secreto, El
jardín secreto, El
Chesterton, G. K.
vengador, El
vengador, El
Chesterton, G. K.

Sobre el autor


Chesterton, G. K.

Gilbert Keith Chesterton nació el 29 de mayo de 1874 en Londres. En 1895, decidió abandonar sus estudios universitarios en Arte y pintura y redirigir su vida profesional a aquello que lo apasionaba: la escritura. Empezó su carrera publicando columnas y relatos cortos en algunas revistas locales, como Daily news o The London Ilustrated News, y después empezó a trabajar en una editorial.

En su obra, que incluye más de cien títulos, Chesterton aborda todo tipo de textos: ensayos, poemas, biografías, libros de viajes, críticas literarias e incluso tratados de teología. Sin embargo, el género que le otorgó fama a nivel internacional fue la novela detectivesca.

Poseedor de una personalidad arrolladora, Chesteron convirtió la paradoja y el sarcasmo en sus principales armas literarias. Su trabajo se ha convertido en un referente de las letras inglesas y cuenta con admiradores de la talla de Adolfo Bioy o Jorge Luis Borges.