Príncipe, El (Pensamiento)

Maquiavelo, Nicolás

El príncipe es para muchos el primer tratado moderno sobre el arte de gobernar. Su autor, Nicolás Maquiavelo (1469-1527), pasó más de una década al frente de la diplomacia de la República de Florencia. Pero ni su ingenio ni sus dotes negociadoras lo libraron de las luchas políticas, y el regreso de los Medici a su ciudad lo abocó a la soledad del exilio. Nuestro autor sabía muy bien, pues, cómo se ejercía el poder real y desde esta perspectiva escribió su obra. Quería instruir sobre los mecanismos de gobierno y avisar contra las estrategias de los tiranos, aunque sus consejos fueron a menudo malinterpretados, como muestra el uso que todavía hoy damos al término «maquiavélico». Con todo, sigue siendo un texto de referencia que defiende ideas tan actuales como «pesa más lo que percibe el ciudadano que la realidad a la que se enfrenta». En tiempos de «posverdad», nada más útil que su lectura.  «El fin justifica los medios.» ? ?

Ficha Técnica
I.S.B.N.:
9788418395222
Editorial:
Alma
E-Book:
Última edición:
05/05/2022
Páginas:
192
Peso:
498 gr.
Formato:
15 x 23 cm
Libros que te podrían interesar

Sobre el autor


Maquiavelo, Nicolás

Nicolás Maquiavelo fue un estadista y filósofo renacentista florentino, cuyos turbios asuntos, con el paso del tiempo, convirtieron a su apellido en sinónimo de astuto y engañoso. Además, inspiró el maquiavelismo, doctrina política fundada en la preeminencia de la razón de Estado por encima de cualquier otra de carácter moral.  Nació en el seno de una familia noble venida a menos. Gracias a su habilidad política consiguió encargarse de los asuntos exteriores de la república florentina. Pero un giro político hizo que fuera acusado de traición y encarcelado brevemente. Al salir de prisión, se retiró a las afueras de la ciudad y escribió su obra maestra, El príncipe, que, aunque fechada en 1513, no fue publicada hasta su muerte.  En las páginas de su obra, Maquiavelo clasifica diferentes modelos de Estado según su origen y deduce qué políticas son más adecuadas para cada uno. Con tal fin, describe qué cualidades debe tener el príncipe y cómo ha de comportarse. Entre dichas virtudes, Maquiavelo privilegia el cinismo y la capacidad de fingir.