Hotel encantado, El

Collins, Wilkie

Suspense y fantasía, angustia y espanto... Estas y otras emociones se dan cita en El hotel encantado, magistral novela de fantasmas de Wilkie Collins. El escritor victoriano nos conduce, con su hábil pluma, desde un misterio cotidiano hasta los más insondables abismos del horror. El hotel encantado describe los sucesos sobrenaturales que tienen lugar en un decadente palacio veneciano transformado en hotel. En el viejo edificio, el mal más abyecto acecha al lector mientras camina por sus pasillos y habitaciones, mientras acompaña a sus inolvidables protagonistas en sus sueños y pesadillas, hasta descubrir, de la mano del terror, el espejo en el que se reflejan las más oscuras fronteras del alma humana. Wilkie Collins es el maestro de la trama, la zozobra y los desenlaces imprevisibles.

Ficha Técnica
I.S.B.N.:
9788415458432
Editorial:
Eneida
E-Book:
Última edición:
01/09/2019
Páginas:
248
Peso:
260 gr.
Formato:
13 x 21
Libros que te podrían interesar
tiro por la culata, El
tiro por la culata, El
Collins, Wilkie
$autorTitulo3
$autorTitulo3
$autorNombre3

Sobre el autor


Collins, Wilkie

William "Wilkie" Collins fue un novelista, dramaturgo y ensayista inglés, iniciador de la novela de detectives. La primera obra de Collins fue una biografía de su padre, el pintor William Collins, un año después de su muerte, en 1848. A partir de ahí empezó a escribir ficción, y en 1851 conoció a Charles Dickens, con el que entabló una gran amistad que duró hasta la muerte de este último, basada en la mutua admiración y la colaboración.
Las personas que estudiaron las vidas de ambos personajes coinciden en que ambos genios se influyeron mutuamente: Collins desarrolló su sentido del humor y afiló su talento para la caracterización de personajes; mientras que Dickens construyó tramas más sólidas y con mayor suspense.
Dicha habilidad para el suspense y para la creación de atmósferas de misterio destaca en las obras maestras de Collins: La mujer de blanco, Sin nombre y La piedra lunar. En ellas, Collins estableció las bases de la novela detectivesca, de la que luego bebieron infinidad de autores, entre ellos Agatha Christie y Arthur Conan Doyle.